728 x 90

Notaría 112, la afrenta a Beltrones

img
Las notarías públicas son consideradas como premios a políticos por los servicios prestados y significan un retiro  seguro para quienes obtienen una patente. Actualmente en Sonora existe una convocatoria para abrir una nueva notaría con sede en Hermosillo.

Cada vez que está por terminar un sexenio, el tema de las notarías es recurrente y genera polémica. Esta vez no es la excepción y el enfrentamiento entre grupos políticos para obtener esta posición ya se hizo evidente.

Hace unos días trascendió públicamente que este "premio" podría ser para Iván Jaimes Archundia, director del área jurídica del Gobierno del Estado. El otro de los posibles nominados es el ex delgado de la PGR, Darío Figueroa Navarro.

A Ambos personajes, afines al Beltronismo, les afectó que se hayan "filtrado" sus aspiraciones porque los pusieron el centro de las críticas. Lo más grave de todo es que responsabilizan de esa movida nada menos que al secretario de Gobierno de Sonora, Miguel Pompa Corella.

Y todo porque el nogalense opera para que uno de los suyos logre la licencia de notario. Se trata de Miguel  Angel Tapia, que colabora con el Potrillo en el área jurídica, pero además  se dice que es socio de despacho de ex fiscal Rodolfo Montes de Oca.

De ser cierta esta versión, vaya osadía la de Pompa Corella de atravesarse en los proyectos del todavía poderoso Manlio Fabio Beltrones, que tiene fama de no ser un dejado, cuando se trata de conservar espacios de poder.

Según datos del Colegio de Notarios de Sonora, el sexenio de Eduardo Bours Castelo concluyó con 100 notarías en el estado, mientras que en el sexenio de su sucesor, Guillermo Padrés Elías, se otorgaron 11 patentes para abrir nuevas notarías.

Durante el sexenio de Claudia Pavlovich sería la primera, ya que solo se han renovado licencias por asuntos de herencia, renuncias  o como el caso de la notaría de Adrián Manjarrez Díaz, que le fue devuelta tras ser cerrada por el gobierno padrecista.

No por nada entonces la lucha y las "patadas por debajo de la mesa" por conseguir la tan peleada patente de lo que será la notaría 112, que está más cotizada que cualquier candidatura en el porvenir del estado.

Comentar esta nota